Feliz semana! Quiero compartir un secreto contigo. Ayer salí del cine con un subidón emocional. Estuve viendo el último biopic de Churchill, El instante más óscuro. (Debajo te dejo el trailer)

No voy a hacer spoilers, pero sí la reflexión que tuve al acabar.

Las personas se dividen entre las que se rinden y las que luchan hasta el final. ¿De cuál eres? ¿Eres de los que arrojan la toalla a la primera o de los que lo dan todo? ¿De verdad has dado toda la batalla? Piénsalo la próxima que vayas a dejar a algo.

Vamos con el ejercicio de hoy.

Seguro que, en tu vida, hay muchas victorias. Una victoria es arreglar sola un problema o conseguir algo que te apetecía mucho.

Piensa en cinco victorias. Apúntalas. Ahora, viene lo más importante. ¿Qué hizo que salieses victorioso?

Te pongo un ejemplo. Hace unos años, me compré mi casa en sólo 5 meses. Para mi es todo un éxito. Cada día estoy más feliz en ella. Me ayudó a conseguirlo: el deseo de tener casa propia, el luchar cada día por ella.

Ahora, llega tu turno. ¿Cuáles son tus cinco victorias personales? Recordarlas es la mejor forma de comenzar la semana.

Si lo has hecho una vez, puedes más veces.

Lo bueno está por llegar.