Hace un año leí el libro de Joan Antoni Melé Lo que nos queda por vivir y que podría resumir en la siguiente idea: "Nuestra misión fundamental en la vida es aprovechar el tiempo que se nos ha dado y que no sabemos cuánto es. (...) Disponemos de ese tiempo para desarrollar al máximo nuestras capacidades, tanto para la propia felicidad como para la de la comunidad. En esencia, todo se reduce a eso". Éste post va dedicado a los siguientes pasos para #Reinventar las personas.

La duda

Hay una estadística (demoledora) que habla mucho de la realidad que se esconde detrás de la triunfante sociedad capitalista que ha sido hegemónica durante los últimos decenios: el 85% de los trabajadores actuales no está comprometido con su trabajo actual. De manera que hemos renunciado a los ideales que un día tuvimos por un sueldo para pagar las facturas o la hipoteca. ¿Qué es lo que buscas con tu trabajo? ¿Para qué te levantas cada día para ir a trabajar? El primer paso es cuestionarnos lo que estamos haciendo.

La decisión

La cuestión de fondo para dar un cambio en la vida es tomar la decisión entre ser lo que otros quieren que seamos (nuestros padres o nuestros amigos) o lo que nuestro corazón desea. El cambio es la puerta a reconectar con la autenticidad. Para "reinventar las personas" el primer paso es querer ser responsables, asumir el riesgo de ser los protagonistas de nuestra vida, y no la de otros.

La clave de la felicidad

No hay caminos buenos o manos. Cualquiera encierra un aprendizaje vital. En cualquiera de las decisiones para cambiar siempre hay pros y contras. No hay la solución perfecta. Pero, sí está la que te hace feliz.

Hoy quiero compartir contigo el aprendizaje vital con el que decidí dejar de quejarme y comenzar a hacer. Lo he llamado "El aprendizaje del número uno". Espero que te sea inspirador.