No exagero al decir que éste es uno de los libros que más me ha enseñado sobre el momento actual de la sociedad. La irrupción de Internet que permite la universalización de la publicación y el acceso a los contenidos, con la consecuencia directa de facilitar la globalización y la instantaneidad, supone el comienzo del fin del capitalismo y el comienzo de algo nuevo, en el que ya no vale la visión del mundo del capitalismo.

Este libro proporciona esa nueva visión, con la formulación de un nuevo modelo de organización, que llama ‘Teal’, y que tiene como principal objetivo la creación de organizaciones que permitan expresar al máximo el potencial humano de las personas, lugares de trabajo seguros en los que sus miembros puedan decir: ‘Siento que puedo ser yo mismo’.

En el siguiente post, hago una descripción rápida del primer capítulo del libro, en el que se explican los 4 paradigmas de pensamiento económico que subyacen actualmente en las formas de organización de las empresas.

Según Frederic Laloux, en la evolución humana se han producido cuatro modelos distintos de organización, cada uno con su visión diferente del mundo. Para que reconozcas rápidamente a cuál de ellos pertenece la organización de la que formas parte, te propongo un sencillo juego. Es tan fácil como contestar a la pregunta que aparece a continuación y buscar la respuesta correspondiente. De igual modo, leyendo las explicaciones a las otras preguntas, podrás conocer más sobre los cuatro modelos de organización de los que habla Frederic Laloux en su libro ‘Reinventar las organizaciones‘.

PREGUNTA DE CONEXIÓN

¿Cómo se abonan las retribuciones e incentivos en la organización a la que perteneces?

a) El jefe decide cómo repartir los beneficios.
b) El salario está fijado por tu nivel en la jerarquía/organigrama.
c) A través del cumplimiento de objetivos.
d) Hay un bonus para todo el equipo.

Respuesta A – Rojo – Impulsivo. Si tu respuesta es la A, la organización para la que trabajas funciona como una manada de lobos: todo lo domina el más fuerte. Tu organización recuerda a Juego de Tronos. Se trata de tener (y retener). Este es el primer modelo de organización, surgido en las cavernas, cuando había que luchar por la propia supervivencia. Las grandes aportaciones del modelo de organización Rojo son:

  • la división del trabajo,
  • y la autoridad de arriba a abajo.

Este  modelo todavía funciona en las pandillas callejeras o la mafia. Todos recordamos como ‘El Padrino’ el personaje de ficción más conocido sobre la mafia, le pedía a su edecán, Luca Brassi, que hiciera a sus enemigos “una oferta que no pueda rechazar”. El modelo de organización Rojo o Impulsivo está basado en el poder y su otra cara de la moneda, el miedo. Funciona muy bien en zonas hostiles, como un ambiente bélico o muy violento, pero no sirve para entornos estables.

Respuesta B –  Ámbar – Conformista Si tu respuesta es la B, la visión del mundo de la organización a la que perteneces es Ambar o Conformista. El modelo ámbar surgió con la aparición de las primeras sociedades agrarias, muy estratificadas en clases sociales o castas, con normas inmutables sobre lo que está bien o mal, y con una fuerte presencia del miedo y la opinión de los demás (aceptación). Las aportaciones de este modelo son dos:

  • la planificación a largo plazo, que permite crear grandes construcciones como la muralla china, las pirámides o las catedrales;
  • y estructuras estables jerárquicas en las que piensa la cima y actúa la base.

En la visión ámbar del mundo, hay una identificación con las funciones que uno realiza, de ahí que sean tan comunes los uniformes. Los ejemplos más claros son la Iglesia o el Ejército. Son trabajos para toda la vida. Gracias al modelo ámbar, se han podido levantar grandes construcciones como las pirámides, las catedrales o La Gran Muralla China. El modelo ámbar da una gran estabilidad. Es el que se sigue en la Iglesia o en el Ejército. Sin embargo, su gran sombra es que, en este modelo, sólo hay una forma correcta de hacer las cosas e incomoda la competencia. Igualmente, en el modelo ámbar, en el que piensa la cima y actúa la base, es muy propenso a evitar el conflicto interno: cuándo éste surge, se culpa a otros. Y, la mejor forma para que todos sigan las reglas es el castigo.

Respuesta C – Naranja – Logro Si tu respuesta es la C, trabajas en una organización que sigue el modelo Naranja o del Logro.  La industrialización y el capitalismo surgen de una nueva visión del mundo, la naranja, que es la que se inculca en las escuelas de negocios. La efectividad sustituye a la moral de manera que cualquiera puede alcanzar aquello que se proponga. Ya no hay que seguir el corsé de las reglas, sino que la efectividad sustituye a la moral. Las organizaciones de tipo naranja se gestionan como una máquina, en base a lo que indican los cuadros de mando, por lo que todo se tiene que  medir según algún indicador. En la gestión del modelo naranja, si algo no funciona, se corrige, ya que el fin último es lograr los mayores beneficios. Las aportaciones de las organizaciones naranjas son tres:

  • Innovación, que permite mejorar, ser más rápidos y optimizar,  de ahí que surjan departamentos nuevos en las empresas como la I+D o el márketing;
  • Rendición de cuentas, la gestión (planificación estratégica y presupuestos anuales) se hace por objetivos, que define la dirección y se trasladas en cascada a los últimos niveles de la organización;
  • y Meritocracia, que supuso una liberación de la rigidez de las estructuras ámbar.

Pero, tiene sus sombras. En el modelo naranja, el crecimiento o el triunfo se miden en términos de dinero o reconocimiento, lo que, a la larga, aboca a un vacío vital. Al ser la motivación principalmente el éxito material, las organizaciones naranjas producen algunas sombras como el materialismo, la codicia de las cúpulas, la desigualdad social o la desmotivación de los  escalones intermedios e inferiores de la organización. Otra sombra es la locura que invade la innovación, en el que se crean necesidades falsas, simplemente por ser novedosas, y que  nos obliga a acceder a más cosas que no necesitamos. Al ser las organizaciones entendidas como máquinas, hay un espacio para la energía, la creatividad y la innovación, pero es posible percibirlas sin alma. Ejemplos de este tipo de organizaciones son grandes corporaciones como Coca-Cola o Nike.

Respuesta B –  Ámbar – Conformista Si tu respuesta es la B, la visión del mundo de la organización a la que perteneces es Ambar o Conformista. El modelo ámbar surgió con la aparición de las primeras sociedades agrarias, muy estratificadas en clases sociales o castas, con normas inmutables sobre lo que está bien o mal, y con una fuerte presencia del miedo y la opinión de los demás (aceptación). Las aportaciones de este modelo son dos:

  • la planificación a largo plazo, que permite crear grandes construcciones como la muralla china, las pirámides o las catedrales;
  • y estructuras estables jerárquicas en las que piensa la cima y actúa la base.

En la visión ámbar del mundo, hay una identificación con las funciones que uno realiza, de ahí que sean tan comunes los uniformes. Los ejemplos más claros son la Iglesia o el Ejército. Son trabajos para toda la vida. Gracias al modelo ámbar, se han podido levantar grandes construcciones como las pirámides, las catedrales o La Gran Muralla China. El modelo ámbar da una gran estabilidad. Es el que se sigue en la Iglesia o en el Ejército. Sin embargo, su gran sombra es que, en este modelo, sólo hay una forma correcta de hacer las cosas e incomoda la competencia. Igualmente, en el modelo ámbar, en el que piensa la cima y actúa la base, es muy propenso a evitar el conflicto interno: cuándo éste surge, se culpa a otros. Y, la mejor forma para que todos sigan las reglas es el castigo.

La propuesta de un nuevo modelo de organización

A partir de estos cuatro modelos, Frederic identifica los elementos de un incipiente modelo nuevo de organización, el Teal en el que no se controla a los miembros, sino que se confía en ello y en sus capacidades, en donde se busca la autorealización de sus integrantes y donde las decisiones se toman por la rectitud interna. Las organizaciones teal se entienden como un organismo vivo, en el que nadie ejerce poder sobre nadie, sino que todos los miembros son poderosos desde la concepción de la propia organización.