Este es un ejercicio para poner nombre a tu sueño. Descárgate la plantilla y apúntalo. En una o dos palabras.
Quítate los zapatos, súbete a una silla, levanta las manos y cierra los ojos. Deja volar tu imaginación. Estás en tu mundo ideal. Observa cada detalle. ¿Quién eres en ese mundo ideal? ¿A qué dedicas tu tiempo?

Ahora, después de este viaje por tu mundo ideal, es hora de aterrizar. Abre los ojos. Baja los brazos y baja de la silla.

En la plantilla, empieza a escribir algo concreto que para ti simbolice que has conseguido ese sueño. Mi sueño es hacer formación sobre nuevas formas de liderazgo y el objetivo concreto que hará que lo haya conseguido es que me contraten de una empresa para dar una formación.

También, puedes escribir:

  • ¿dónde quieres estar en 2019, cuando acabe el año que ahora comienza?
  • ¿Qué acciones puedes hacer durante 2018 para acercarte a tu sueño?
  • ¿Qué acciones puedes hacer este mes? ¿Esta semana? ¿Ahora mismo?

Lo que has escrito es tu norte, el lugar hacia donde quieres que apunte tu brújula.