Justo en la semana en que se cumplen 80 años del bombardeo de Guernica, quiero dedicar este postPicasso y la creatividad, y resumen las ideas que me brotaron durante la visita la semana pasada a su museo natal en Málaga.

Éstas son las 5 grandes lecciones de creatividad que nos dejó el pintor malagueño durante su vida:

1. El arte es lo que surge de ti.

La gran clave para entender a Picasso es su nueva concepción del arte. Durante siglos, los artistas trataban de copiar a la naturaleza. Picasso se une a las nuevas corrientes de movimientos culturales o ismos, que se reunían en los cafés bohemios del siglo XX, y que entienden el arte como una forma de expresarse. En el caso de Picasso derivó en el cubismo, una corriente que minimiza los objetos hasta la máxima simplificación geométrica. Una línea y un par de círculos son suficientes para retratar una cara.

Por tanto, la primera lección de creatividad de Picasso es doble: por un lado, dejar de copiar y, en segundo lugar, la creatividad es la expresión creadora que todos tenemos dentro y, a poco que prestes atención, se quiere manifestar. En otras palabras, el arte no es tanto copiar la realidad como esculpir nuestra imaginación.

2. Experimentar, experimentar, experimentar

A Picasso le acusaron de experimentar con diferentes materiales: cartón, cerámica. Esa es la gran genialidad de las personas creativas, como Picasso. Lejos de limitarse al óleo, probó incansablemente cómo trasladar el arte a nuevos soportes. Por ejemplo, de la cerámica le gustó esa sensación de que una vez que el trabajo está en el horno, ya no hay vuelta atrás, no posibilidad de corregir, como sí ocurre en otros soportes.

La segunda lección es que para ser creativo hay que probar siempre cosas nuevas. Es a partir de la cantidad cuando aparece la calidad. Para llegar a una gran idea hay que partir de muchas. En este proceso, el error no existe; tan sólo estamos ensayando una forma mejor y más eficiente de hacer el trabajo. Hay que estar abiertos a probar para ser creativos.

3. Todas las cosas son únicas

Hay dos frases de Picasso que me gustaron especialmente. La primera es: “La gente olvida que todas las cosas son únicas”. La segunda que el arte es, simplemente, hacer: “El arte no basta con intenciones y, como decimos en español: obras son amores y no buenas razones. Lo que cuenta es lo que se hace y no lo que se tenía la intención de hacer”. En este caso, la relación entre Picasso y la creatividad es mirar cada cosa y descubrir qué de único tiene. Encontrarlo y reflejarlo está al alcance de los grandes genios.

4. La libertad de un niño

Mi Picasso preferido es el de la vejez, el de la ancianidad. Es al superar los 80 años cuando Picasso más disfruta con el arte. A esa edad, Picasso supera riesgos y sufrimientos, mantiene su inconformismo vital y la esencia de su creatividad es entonces la de disfrutar haciendo, creando. Sus pinceles y su arte adquieren la libertad de un niño. Juega como un niño, disfruta como un niño, y es creativo como un niño. Esta es su cuarta lección de creatividad.

5. No importa la fama sino crear

Por último, una reflexión de Picasso sobre la fama y la creatividad. Deja claro que no pinta para ser famoso sino para expresarse. Buscar el reconocimiento es una forma de bloquear la creatividad; su antídoto es hacer, hacer y hacer. Por eso, Picasso reconoce que sus cuadros antiguos no le interesaban lo más mínimo; su interés estaba en aquellos que no había hecho. De ahí, su prolífica obra.