En su libro Camino del Artista, Julia Cameron propone un ejercicio en que hay que escribir una llamada a la creatividad, una especie de oración. Comparto con vosotros la mía, por si os es de ayuda:

 

Mi querido Creador.
me rindo ante ti,
me abro a tu energía,
acógeme en tus brazos,
usa mis manos para crear,
llena mi cabeza de sueños,
dame coraje para cumplirlos
y ayudar a los demás.
Confío en mi creador interior,
abrazo mi don para la creatividad,
Dios es bueno y yo también,
como lo es toda la creación.
¿Para qué seguir controlando,
si todo cuánto suceda será perfecto,
único y lo que tiene que ser?
¡Qué comience un nuevo camino
a la belleza, a lo espiritual en mi;
al amor que llevo dentro
y desborde todo mi potencial!
Mi querido Creador,
¡es tu turno! ¡diviértete!
Riega mi vida
con la fuente de la abundancia,
y que pase
lo que tenga que pasar.
¡Eso, o algo mejor!