Una plenitud oculta
Parker j. Palmer

De la trilogía de libros de Parker Palmer que la editorial Sirio ha publicado en castellano, Una plenitud oculta es, quizá, el más práctico. Deja que tu vida hable, mucho más breve pero más intenso, está centrado en buscar un propósito vital. Y, El coraje de enseñar recoge las experiencias y reflexiones de Palmer sobre la docencia.

Los tres tienen, eso sí, una idea vertebrada: dejar una vida dividida. Es el mensaje vital de Parker Palmer, cuya lectura es un reconstituyente para los que se sienten frustrados o perdidos en su vida. La receta es fácil. Para ser auténticos, para dejar de vivir una vida no dividida, tenemos que mirar, sentir y abrazar también aquello que no nos gusta de cada uno de nosotros. Eso es la plenitud, aceptar nuestra vulnerabilidad e incorporarla a nuestra vida.

La propuesta confronta con la tradicional manera de afrontar los problemas, que aprendemos desde pequeños, de protegernos con una coraza, y que es el origen de toda nuestra infelicidad. Usamos esa armadura cuando nos refugiamos en el trabajo, nos obsesionamos con ganar a toda costa, cuando somos consumistas o nos evadimos con la adicción a cualquier elemento externo. Esa reacción, propia del miedo de nuestro ego, nos aparta continuamente de nuestra alma.

¿Cómo lograr una vida plena?

El aspecto práctico de este libro es proponer una fórmula para dejar de vivir divididos. “Tenemos un maestro interior que quiere reivindicar nuestra vida”, recuerda Palmer, y sus esfuerzos van encaminados a proponer un camino para que ese maestro interior nos hable, pero, sobre todo, le escuchemos. En este sentido, establece una metáfora muy ilustrativa sobre los modos de actuar de ese maestro interior: es como un animal salvaje. De manera que si queremos que deje de esconderse le debemos esperar en silencio y sin ruido.

La propuesta de Palmer son los llamados Círculos de Confianza, que me recuerdan otras metodologías análogas, como el Forum Zegg, y que basan en el postulado de que sólo yo lo puedo lograr pero sólo yo no puedo hacerlo. Una plenitud oculta se propone explicar cómo crear esos espacios comunes seguros, en los que puedan emerger las almas de las personas y las orienten en sus encrucijadas vitales.

La participación de los demás es imprescindible para ayudarnos a ver nuestra parte ciega, para que nos reflejen aquello que nuestra alma dice. Pero, participar en un círculo de confianza tiene sus propias reglas, basadas en el respeto mutuo y en la idea de que todos somos uno. Para ello, la contribución esta basada en:

  • absoluta confidencialidad (lo pasa en el círculo de confianza queda en el círculo de confianza),
  • no querer ayudar o aconsejar (que no es sino ponernos por encima del otro)

    “La solución que te diera te serviría de muy poco si no saliera del interior de tu alma de tu alma y la asumieras como propia”.

  • acompañar (con preguntas abiertas y retadoras, al igual que hace el coaching).

    “El mejor servicio que te puedo hacer cuando te abres a mí es mantenerte sinceramente en un espacio el que puedas escuchar a tu maestro interior.

El círculo de confianza nos invita a un juego de fusión entre lo interior y exterior de cada uno, a un espacio dentro de nosotros  entre nosotros que acoja la sabiduría del alma.

Nuestro propuesta no es enseñarle nada a nadie, sino darle una oportunidad al maestro interior para que nos enseñe.