Hace dos años acabé la formación en Codependencia y sanación del Niño Interior, tal día como hoy: la Noche de los Reyes Magos. Muchos de los problemas emocionales que tenemos como adultos proceden de nuestra (mala) relación con nuestros padres. Cuando sanamos nuestra relación con nuestros padres, muchos de esos problemas desaparecen.

El ejercicio de hoy es sumamente potente. Estamos acostumbrados a pedir, y pedir, y pedir, a los Reyes Magos. Como ya somos mayores para saber a quién me refiero, cuando hablo de pedir me refiero a culparles de no ser perfectos, como nosotros quisiéramos. Sin embargo, pocas veces agradecemos a los Reyes Magos que hicieron cuanto pudieron y todo el amor que nos dieron, a su manera, cuando eramos pequeños.

El ejercicio es sencillo. En esta ocasión, la carta a los Reyes Magos no es para pedir, sino para agradecer. Te puedes descargar esta plantilla para escribir una carta de agradecimiento a los Reyes Magos. No hay regalo semejante al placer d de estar a gusto con tus “Reyes”.