Hola! Vamos a por el martes. ¿Sabes el truco para lograr una victoria? Empezar a hacerlo. Para los triunfadores, el momento es YA. Para el resto, siempre hay una buena razón para no hacerlo. Pero, son eso… razones. El ejercicio de hoy tiene como objetivo que te des cuenta de la importancia de las razones: ninguna. Cuando te despojas de las razones, la fuente de la creatividad comienza a regarte.

Para este ejercicio, necesitas a otra persona.

Durante 3 minutos dirás cosas que empiecen por la frase “La razón por la que …” (Mejor si son cosas que te afectan directamente)

La otra persona, te escuchará y, cuando termines, dirá “Es una buena razón”. Simplemente.

Al final, deberías darte cuenta que las razones son sólo razones.

Por cierto. No me atrevía a dibujar pensando que necesitaba un lápiz digital. Era una buena razón. Espero que disfrutes con mi primer dibujo.