Buenos días, hoy toca volver al cole después de las Navidades. ¡Vaya pereza! ¿Verdad?

¿Te habrás dado cuenta que hay gente que salta de la cama cada día a comerse el mundo? Los japoneses lo llaman tener un Ikigai: una razón de vivir o de ser, un propósito en la vida, un objetivo que da sentido a la existencia.

El ejercicio de hoy te ayudará. Encuentra tu Ikigai. Esto es, encuentra el sentido a tu existencia. Una vez que lo encuentres, sentirás una inmensa felicidad que dará sentido a tu vida. Es lo que te moverá a levantarte todas las mañanas. Mi deseo para este año es que conectes con él y sea la fuente de tu felicidad.

Instrucciones. Coge un papel y divídelo en cuatro cuadrantes. En cada uno de ellos, pon una de estas preguntas. Tómate tu tiempo para responder.

  • ¿Qué crees que necesita el mundo?
  • ¿Qué es lo que amas hacer?
  • ¿Qué cosas haces bien?
  • ¿Qué cosas puedes hacer por la que haya gente dispuesta a pagarte?

Cuando hayas terminado, coloca las respuestas en el el gráfico de la izquierda. Sabrás qué se te da bien, cuál es tu pasión. Busca un punto en común para todo ello. Es tu Ikigai.