¿Sabes por qué hay personas que parecen conectar con cualquiera o son capaces de inspirar a los demás? Se trata de personas que son capaces de controlar su Inteligencia Emocional.

La Inteligencia Emocional son nuestras habilidades para percibir, entender y usar las emociones. Es la capacidad para identificar tus propias emociones y las de los demás.

 

Si sigues hasta el final tendrás una visión general de las emociones y cómo la Inteligencia Emocional tiene mucha relación con muchos de los problemas que a diario aparecen en tu trabajo.
En 1998, Daniel Goleman estudió las competencias de Inteligencia Emocional para lograr un mejor desempeño en nuestro trabajo. Estas habilidades son:

  • Conciencia de sí mismo
  • Autoregulación
  • Motivación
  • Empatía
  • Habilidades sociales

Competencias de Inteligencia Emocional

Ser emocionalmente inteligente implica dos tipos de competencias:

  • personales
  • y sociales.

Conocerlas es vital para construir nuestra Inteligencia emocional.

 

A. Competencias personales

 

#1. Auto-conciencia

El primer paso es conocer tus emociones. ¿Qué te quiere decir la tristeza? ¿Cuál es el mensaje de tus miedos? Las emociones son nuestras amigas y la auto-conciencia va conocer su lenguaje. Tener auto-conciencia es la capacidad de monitorear nuestro estado emocional, detectar nuestras emociones y qué significa. Cuando tengas una alta auto-conciencia, podrás:

  • Re-conocer tus emociones y sus efectos
  • Conocer tus fortalezas y límites
  • Sentido de tu valía personal y tus capacidades
  • Voluntad y capacidad para mejorar fijándote objetivos en tu vida
  • Reconocer patrones de conducta recurrentes

Ejemplo: Quiero contarte la historia de Ana. Participaba en un concurso musical, pero, un día, cuando el jurado hizo un comentario sobre su trabajo, que era de inferior calidad que el del resto de sus compañeros, lo interpretó como un ataque personal. Enseguida, se puso a llorar y se obcecó en defender su actuación, desaprovechando el gran aprendizaje que le proporcionaban los comentarios del jurado y sus profesores. En vez de aprovechar una situación para motivarse y seguir aprendiendo, se encerró en sus emociones.

Si Ana mejorase su auto-conciencia, analizaría sus sentimientos buscando si se había producido antes en otra situación, esto es, si había algún patrón que se repitiera. Además, tomaría nota de los consejos y detectaría sus fortalezas para enfatizar su uso en futuras actuaciones. 

 

#2. Autoregulación

Es la capacidad de controlas nuestros impulsos y estados de ánimo en cada momento. Esto supone suspender los pensamientos. Dejar de reaccionar (inconscientemente) a lo que nos pasa y responder (conscientemente). La autoregulación te permite:

  • Controlar tus emociones e impulsos
  • Adaptarte a las situaciones
  • Expresar abiertamente sobre tus emociones (Asertividad) de una forma no ofensiva
  • Sentirte cómodo con nuevos enfoques o ideas diferentes
  • Pensar las consecuencias antes de reaccionar a situaciones
  • Enfrentarte a cualquier situación con optimismo

Ejemplo: Quiero contarte la historia de Agoney. En su última actuación, recibió los elogios del jurado y de los profesores, pero, había mejores actuaciones que la tuya, y se quedó en la pugna por abandonar el concurso televisivo en el que participaba. 

En vez de protestar o enojarse por acabar en el desempate, repasó sus actuaciones pasadas buscando áreas para mejorar, asumiendo la responsabilidad de sus actuaciones y sus errores. Estaba dispuesto a probar cosas nuevas y siempre con una actitud positiva. 

 

# 3. Motivación

La motivación son las habilidades para alcanzar las metas. Una persona motivada tiene una gran pasión interna para lograr sus objetivos. Le ayudará a:

  • Esforzarse por mejorar o alcanzar la excelencia
  • Compromiso con unos objetivos
  • Actuar pro-activamente ante las oportunidades
  • persistir en la consecución de objetivos, superando obstáculos
  • Tener grandes metas

Ejemplo: Quiero hablarte de Alfred. Aunque tuvo algunas actuaciones que no le terminaron de gustar, recibió el apoyo de sus compañeros para seguir en el concurso televisivo. Les agradeció su compañerismo dedicándoles una canción que había compuesto él mismo. 

Le gustaba la música y disfrutaba con todo lo que hacía. Era su vida. El jurado lo apreció y le premió. Su motivación se acabó imponiendo a su falta de control en algunas actuaciones. Cada momento de su vida, lo dedicaba a la música. Era lo que le motivaba. Aprovechó las oportunidades que le surgieron para probar cosas distintas, aunque estuvieran lejanas a su estilo. 

 

B. Competencias sociales

Las competencias sociales son nuestra habilidad para comprender los motivos de las otras personas para mejorar la calidad de las relaciones. Nos ayudan a comprender a los otros e interactuar con ellos.

 

# 4. Conciencia social

Es nuestra capacidad para ser conscientes de los sentimientos, necesidades y preocupaciones de los demás. Esto nos permite tener:

  • Empatía y demostrar a los demás que nos importan
  • Comprender a los demás
  • Anticiparse y satisfacer las necesidades de los otros
  • Ver las oportunidades en cada persona
  • Leer las emociones en un grupo

Ejemplo: Quiero hablarte de Noemí. Tras años en segundo plano, le tocó asumir el papel de líder en un concurso televisivo, ser la directora de los concursantes. En los momentos en que éstos se relajaron, le tocó el papel de reprenderles y enfocarlas en su trabajo. Pero, cuando una concursante mostró debilidad, no dudó en darle su afecto con un gran abrazo. Su conciencia social le permitía conocer a cada uno de los concursantes en profundidad, les preguntaba por sus sentimientos antes de dar su opinión, y hablaba con cada uno de ellos sobre lo que podían mejorar para ser mejores concursantes. 

#5. Habilidades sociales

Es la capacidad para construir y manejar las relaciones de manera que los demás nos vean de forma favorable. Son importantes en la vida, pero, especialmente, en el lugar de trabajo. Son:

  • Influencia en los otros
  • Comunicación para escuchar y mandar mensajes convincentes
  • Gestión de conflictos
  • Liderazgo para guiar o inspirar a otros
  • Gestionar el cambio
  • Crear vínculos con los otros
  • Colaboración para alcanzar objetivos comunes
  • Capacidad para trabajar en equipo
  • Capacidad para desarrollar a los otros para aprender y crecer

Quiero hablarte de Amaia. En uno de los ratos muertos del concurso, aprovechó para forjar una amistad futura con una de las personas con las que había forjado mayor amistad, Aitana, compartió los secretos de sus amigas y la invitó a conocerlas cuando todo acabará para seguir siendo amigas. Además, cada vez que alguien le hacía un favor lo agradecía. Y, cuando se equivocaba, no dudaba un segundo en disculparse. 

La Inteligencia Emocional se puede aprender y desarrollar. Los beneficios de un alto nivel de inteligencia emocional en una organización son:

  • Mayor compromiso de sus integrantes
  • Menor agotamiento/frustración
  • Mayor productividad
  • Menos estrés

 [grwebform url=”https://app.getresponse.com/view_webform_v2.js?u=S0MmL&webforms_id=16321905″ css=”on” center=”off” center_margin=”200″/]