La revolución digital nos obliga a cambiar, sin excepción. Ahora, todos estamos a un click de distancia. Sobresalir es hoy una obligación.